Automotriz Angola es una empresa familiar dedicada al mantenimiento y reparación de vehículos automotores, perteneciente a la sociedad comercial Ulloa Hermanos y Compañía Limitada.

Su Representante Legal es el Sr. Luis Ulloa Retamal, reconocido empresario angolino, siempre comprometido con el progreso de la ciudad de Angol y de la provincia de Malleco.

Nuestra empresa inicia sus actividades allá por el año 1986, en calle Pedro de Oña, a pasos de la Avenida Bernardo O?Higgins, ofreciendo servicios de lubricación y venta de repuestos.

Más tarde, en el año 1990, Automotriz Angola se traslada a sus actuales instalaciones ubicadas en calle Pedro de Oña 345, las cuales se han ampliado en forma paulatina y permanente, hasta contar hoy en día con más de 3.000 metros cuadrados de superficie instalada.

Con la finalidad de dar satisfacción a los requerimientos técnicos y mecánicos del parque automotriz que año tras año incorpora nuevos marcas, como asimismo nuevos modelos dentro de las marcas existentes, hemos ido incorporando maquinaria y equipos de última generación para entregar a nuestros clientes una atención rápida, eficiente y con los más altos estándares de calidad.

En cuanto al capital humano, podemos decir con mucho orgullo y satisfacción que contamos con equipo de trabajo altamente capacitado para operar maquinaria y equipo del alta complejidad, muchos de ellos trabajando en nuestra empresa por casi 2 décadas.

La seriedad, eficiencia y el prestigio de nuestra empresa alcanzado con el trabajo de tantos años, nos ha permitido asociarnos con reconocidas marcas comerciales del rubro automotriz mediante alianzas estratégicas, a las cuales hemos aportado con nuestra experiencia y posicionamiento en el mercado, entendido esto como nuestro principal capital.

Por cierto, la consolidación comercial de nuestra empresa, reflejada en su sostenido desarrollo y constante crecimiento, se basa en la preferencia y fidelidad de nuestros distinguidos clientes, quienes han hecho de nuestro local la casa de su vehículo, confianza que merece nuestro más reconocido y sincero agradecimiento.