En Servicio Automotriz Angola encontrará los mejores filtros originales y alternativos
Filtros de las marcas Mann y  Bosch son garantía de calidad y de seguridad
Por cambios de aceite en nuestro local, la instalación de filtros es gratis

Como su nombre lo indica, la función de un filtro es precisamente la de filtrar partículas físicas contenidas en el aire o en fluidos como el aceite y el combustible.

Por lo general un vehículo funciona con un filtro de aceite, un filtro de aire, un filtro de combustible y un filtro de cabina.

Filtro de Aire: Tiene por finalidad filtrar las partículas abrasivas que pudieran llegar al motor, para garantizar que la combustión se realice en las mejores condiciones, mediante una adecuada protección del motor y un óptimo consumo de combustible.

Reponga su filtro de aire por lo menos una vez al año, salvo que usted conduzca frecuentemente por caminos polvorientos o con mucha suciedad, en cuyo caso deberá acortar el tiempo de reposición.

Filtro de Aceite: Su función principal es retener las partículas metálicas generadas por el desgaste de las piezas que componen el motor, las cuales mezcladas con el aceite podrían perjudicar su rendimiento o dañarlo severamente.

Aún cuando en el último tiempo la calidad de los aceites y filtros ha mejorado de forma notable, resulta muy recomendable reponer este elemento cada vez que se cambia el lubricante.

Filtro de Combustible: Su misión consiste en filtrar las impurezas del combustible, tales como polvo, agua  y residuos sólidos, que pudiesen llegar al motor impidiendo su normal funcionamiento.

Se recomienda revisar el estado del filtro de combustible cada vez que el vehículo entre a taller para mantenimiento.

Filtro de Cabina: El objetivo de este filtro es proteger la salud del conductor y pasajeros, atrapando las partículas de polvo y granos de polen en suspensión. Junto con evitar que estos elementos se introduzcan en el habitáculo, otorgan también una sensación de limpieza y bienestar.

Se estima conveniente cambiar el filtro de cabina una vez al año, según sea el estado de los caminos por donde se transite frecuentemente.