En Servicio Automotriz Angola tenemos para usted sólo aceites de calidad
Mobil, Shell, Total, Castrol, Toyota, Liqui Moly  
Por compras en nuestro local, el cambio de aceite y filtro es gratis

Los aceites lubricantes tienen por finalidad garantizar el buen funcionamiento del motor de un vehículo, lubricando las piezas en movimiento, protegiendo las superficies internas contra la corrosión y reduciendo los roces, el calor y el desgaste.

Existen distintas sustancias lubricantes la industria encasilla en 3 categorías muy bien definidas, dependiendo de su composición y presentación:

?Aceite Mineral?, es aquel lubricante que se compone del aceite base proveniente de la refinería convencional del petróleo y de una serie de aditivos que modifican sus propiedades.

?Aceite Sintético?, es otra categoría donde ubican aquellos lubricantes cuyo aceite base se obtiene mediante procesos de síntesis química u otros diferentes al convencional.

?Aceite semi sintético?, denominado de este modo porque aún cuando su formulación se genera sobre la base de un aceite mineral, no puede ser encasillado en esta categoría debido a la gran cantidad de aditivos y componentes químicos que se le añaden, siendo su ventaja competitiva una mayor resistencia a la oxidación.

Un aceite mineral no puede ser mezclado con aceite sintético, porque aún si ambos aceites básicos fueran compatibles, está latente la posibilidad de que los aditivos que contiene cada uno entren en conflicto, anulando la efectividad de la mezcla. Si accidentalmente o por error se materializa una mezcla de aceites, visite cuanto antes su lubricentro para solucionar el problema.

La viscosidad del lubricante es quizás su cualidad más importante, incidiendo de manera determinante en el desgaste de piezas del motor y en el consumo de energía. Sólo una correcta viscosidad garantiza una mayor eficiencia y vida útil de un motor.

Nuestro consejo es que siempre utilice la viscosidad del aceite recomendada por el fabricante de su vehículo. Revise el envase del aceite para asegurarse de que tiene el grado correcto de viscosidad y nivel de desempeño.

No necesariamente el color negro del aceite indica mal estado del mismo. La limpieza de las piezas del motor es una de las funciones del lubricante. El proceso de combustión del motor genera hollín y otras impurezas que al ser absorbidas por el lubricante, hacen que este se oscurezca.

Transcurrido un determinado tiempo de uso el aceite se degrada y pierde eficacia; sus cualidades se alteran y ya no garantizan la protección de las piezas del motor. Por lo tanto, es necesario cambiarlo íntegramente. Las reposiciones periódicas conocidas como ?relleno? no consiguen la completa regeneración de sus cualidades.

Si el aceite de su vehículo está por debajo del nivel establecido, rellene con el mismo lubricante en uso. La reposición con otro tipo de aceite por necesidad urgente o por un error, aunque no es aconsejable, no debiera ocasionar consecuencias graves, ya que los aceites de distinta especificación o categoría no se ?cortan? al mezclarse ni producen reacción química contradictoria.